jueves, 26 de noviembre de 2020

Insólito Hombre grave de Covid-19 se recupera y médicos reconocen el milagro



Noticia del Momento

 Estados Unidos.

 Un hombre al borde la muerte por Covid-19, se recuperó contra todo pronóstico médico, dejando asombrados al personal de salud. "Fue un milagro", dijeron los médicos.



Jeff Fusco experimentó una recuperación milagrosa cuando sobrevivió a uno de los casos más graves de Covid-19 jamás visto en la Clínica Cleveland en Ohio, Estados Unidos.

En determinado momento, los médicos dijeron que le quedaban menos de dos horas de vida.

“Creo que podemos decir eso con mucha confianza. Era una persona que estuvo muy enfermo”, dijo el Dr. Anthony Hayek de la Clínica Cleveland.

"Es un milagro", agregó la Dra. Elise Kwizera. "Viendo lo que luchó y venció, fue absolutamente emocionante".

Ahora Fusco no solo dice que experimentó un milagro médico gracias a la ayuda de los médicos, sino que también tuvo una experiencia cercana a la muerte que lo puso cara a cara con Dios y una entidad maligna.

"No pedí eso, no fui a buscar", dijo Fusco. "Me acaba de pasar".

Fusco contrajo el virus cerca del comienzo de la pandemia la primavera pasada, cuando los médicos no sabían mucho sobre el nuevo virus. Tuvo fiebre de más de 40 grados durante al menos dos semanas y tuvo que ser conectado a un ventilador durante casi tres semanas.

“Me sentía frio, me fallaban los riñones, mi corazón se desaceleraba y entraba en arritmia, mi hígado, todas las funciones se detenían”, dijo Fusco.

Fue entonces cuando tuvo lugar el primer encuentro sobrenatural de Fusco, pero no sería el último. “... todos salvaron mi vida. Pero lo que realmente me salvó la vida fue un milagro".

Su fe y su increíble supervivencia han cambiado no solo su vida, sino la vida de casi todos los que escuchan su testimonio. Espera que las personas que escuchen su historia se sientan inspiradas y sepan que son amadas.

“No me importa el mañana, no me importan las pequeñas cosas, no realmente. Pase lo que pase, mientras sea fiel, estoy bien”, dijo Fusco.

Después de pasar casi ocho semanas en varios hospitales y casi cuatro semanas con un respirador, Jeff estaba ansioso por llegar a casa. Que su familia lo viera después de tanto tiempo, y lo viera tan bien, se quedaron sin palabras.

"No puedo hablar, déjame decir", dijo Joe Fusco, el padre de Jeff. "Es muy difícil, pero estoy conmovido. Estoy emocionado. Fue un pasillo largo y gracias a Dios que está aquí. Realmente fue un milagro que él estuviera aquí. Gracias a todos los médicos, enfermeras y todos".

No hay comentarios:

Publicar un comentario